Más vale tarde que nunca

Posted by

EL ALTIPLANO

Izquierda

Izquierda

“La izquierda en el Perú. Entre el dogma y el sectarismo” es un libro de mi amigo Constante Traverso.  Fui a la presentación del mismo, hace algunos meses. Quise escribir de inmediato sobre lo valioso que es como documento histórico y me enfrasqué en su lectura, día y noche, en los momentos libres que disponía. Su lectura me atrapó y me distraje en la presentación de los detalles de una izquierda  que, desde sus orígenes, capturó el sueños de muchos jóvenes que quisimos una país diferente, con justicia social y sin explotados. Constante da cuenta de cómo se forjó esa izquierda y se remonta hasta los anarcosindicalistas que lucharon por las ocho horas de trabajo. El escritor ha puesto la mirada del historiador lúcido que repasa la historia del Perú en buena parte del s. XX, pero no puede abstraerse a la pasión del militante de izquierda, para hablar de los encantos y desencantos de un movimiento que no supo ponerse a la altura de las exigencias históricas, debido a infantilismos de izquierda y a personalismos de sus dirigencias. En las páginas de este libro, que lo recomiendo con todas las fuerzas de mi corazón, encontrarán pasajes de cómo evolucionó la izquierda, o mejor, las izquierdas en el Perú. Es un libro de más de 500 páginas, que los invito a leer. Escrito con amena pulcritud, los datos están acompañados de un abundante material gráfico que, en su momento, fueron publicados en los distintos medios de prensa del país. Es un volumen de obligada lectura para estudiantes, analistas, historiadores o, simplemente, para gente interesada en una aproximación cercana con la izquierda en el Perú. Mención aparte merece el diseño y diagramado del libro que, en las manos creativas de Pedro Parra, resultan ser una invitación más a la buena lectura. Pedro ha permitido que los textos del autor, o los recortes gráficos sean presentados con tan buena distribución de espacio, que su lectura resulte siendo placentera para el lector. Estas líneas y algo más, debí escribir hace algunos meses, luego de su presentación, pero me demoré, porque confieso que las cosas que quiero en especial, tardan siempre en desprenderse de mí por un tiempo, o para siempre como me ocurrió cuando entrevisté a Manuel Scorza, hasta por tres veces, y nunca logré publicar nada, como para decirle a él que le agradecía mucho por querer al Perú, del mismo modo como quisimos los jóvenes de entonces. Les pido, ahora,  que lean el libro de Constante, que no se arrepentirán. Más vale tarde que nunca. (ES)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.