Tierra de nadie “Juliaca”

Posted by

EL ALTIPLANO

Por: Eloy Calderón

Eloy Calderón

Eloy Calderón

No es ninguna exageración llamar a Juliaca “tierra de nadie”.  Es más, la frase se nos ha hecho hasta muy familiar, cada vez que nos referimos al caos que vive la ciudad.  Suena dura, y contrasta obviamente con el rostro de emprendimiento y el empuje de su gente, que la ubican como una de las capitales provinciales más importantes del Perú.

Entre la compleja y amplia problemática saltó una a las primeras planas el fin de semana, cuando un grupo de vecinos, especialmente mujeres, de la calle Calixto Aréstegui decidieron “tomar al toro por las astas”. Obligaron cerrar  sus puertas a dos discotecas clandestinas llamadas “Festejos” y “La Ley”, ante la inoperancia de las autoridades municipales.

Estos dos antros y otros más empezaron a operar hace algunos meses, ubicados a una cuadra de la Municipalidad Provincial de San Román y la propia de Gerencia de Fiscalización, que se ufana de cerrar discotecas.  Esta gerencia murió en el intento.  Varios operativos abortaron, y las discotecas quedaron de pie, como un abierto desafío a la autoridad municipal.

La valentía del grupo de vecinos y mujeres que decidieron darle cara a las discotecas, es de destacar. Que de inmediato han encontrado adherentes en todos lugares de la ciudad, donde también la clandestinidad va ganando terreno.

Existe una Ordenanza Municipal, es la N° 010-2011, que amenaza con cerrar los antros y  sancionar a los propietarios.  Pero la norma vas allá, dispone incautar bienes, clausurar y castigar a los dueños de las los inmuebles que alquilan sus ambientes,  para negocios tan sucios como clandestinos.  Se les conminará a pagar una multa de 10 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), que equivale a 36 mil 600 nuevos soles, y 15 UIT si vuelven a abrir sus puertas.

A cinco meses de terminar su mandato.  Al alcalde David Mamani Paricahua no le interesan para nada los problemas que aquejan a la población.  Menos la seguridad de la ciudadanía. La sensación es abierta. No tenemos autoridad.  Se incrementan exponencialmente  discotecas, tragotecas, licorerías, nith clubs, y muchos más.

Pero tampoco interesan los problemas de la ciudad a los regidores de Siempre Unidos, PDR, Moral y Desarrollo y Restauración Nacional.  Como no importan tampoco a ninguno de los funcionarios que defendieron al “Profe” con uñas y con dientes en  los días más críticos de las protestas de octubre del 2013.

Mientras el negocio fácil crece, el principio de autoridad es letra muerta en Juliaca. Ahora que tenemos encima las nuevas elecciones municipales y regionales, tenemos de oportunidad de castigar a quienes prometen luchar contra inseguridad, para terminar mezclándose con ella.

perfilesjuliaca.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.