Descuidos, rupturas y rencores bajan al MAS en occidente

Posted by

EL ALTIPLANO

El gobernador de La Paz, César Cocarico considera que es necesario que el MAS analice los resultados en La Paz, donde bajó su votación a nivel departamental.

El gobernador de La Paz, César Cocarico considera que es necesario que el MAS analice los resultados en La Paz, donde bajó su votación a nivel departamental.

Hasta las victorias tienen matices. El Movimiento Al Socialismo ganó las elecciones del 12 de octubre y Evo Morales tendrá un tercer mandato en Palacio Quemado, pero su votación disminuyó tanto en occidente que despintó del balance general su avance en el oriente. ¿Por qué el MAS decayó en La Paz, Oruro y Potosí? ¿Por qué creció en Pando y Santa Cruz? ¿Por qué no puede ganar en Beni? Esas preguntas fueron respondidas por analistas de todo el país y se llegó a la conclusión de que el MAS descuidó occidente para avanzar sobre el oriente, pero también hay rencores añejos y rupturas recientes que le comieron votos al oficialismo en sus viejos nichos de votación.

El núcleo de votación
Por el momento, y hasta que no se conozcan los resultados oficiales, el MAS ha decidido no hacer análisis. Marcelo Elío, presidente de la Cámara de Diputados, asegura que lo importantes es que se mantiene la tendencia de los dos tercios en ambas cámaras en todo el país y, pese a la posible disminución de votos, obtuvieron los cuatro senadores en La Paz, Oruro y Potosí, que era el objetivo principal. Sin embargo, en esos tres departamentos, la votación del MAS disminuyó entre 10 y 14 puntos.

En el caso de La Paz, el analista William Bascopé achaca este retroceso a las fracturas internas del MAS que han calado en la población, como el alejamiento de Rebeca Delgado o la pérdida de protagonismo de Gustavo Torrico, líder de los Satucos. Quita importancia al 9% que suman entre MSM y PVB, votación de izquierda que antes caía en el saco oficialista. En Oruro no hubo rupturas, sino descuidos, explica Víctor Irahola, director de la radio WKM. Señala que la campaña masista fue tibia, que los candidatos orureños, salvo excepciones, dejaron el peso proselitista a la espalda de Evo. No cree que el lío cívico por el nombre del aeropuerto, al que le querían poner el nombre el presidente, hubiera influido. “Si fuera así, la que encabezó esa movilización hubiera resultado elegida”, dice.

No sucedió lo mismo en la Villa Imperial. Según Juan José Toro, director de El Potosí, la disminución del MAS es resultado del resentimiento potosino acumulado por el paro de 19 días en 2011, que no pudo ser revertido ni con el efecto de la inauguración de Karachipampa. Asegura que la votación pudo ser más baja, pero la caída fue amortiguada por la alianza con René Joaquino.

La tierra media
Cochabamba y Tarija son los dos departamentos donde porcentualmente la votación del MAS no se movió, aunque sí su representación política. En la Llajta, explica el politólogo Jorge Komadina, existe una sociedad bastante estática, en la que las zonas centro y norte de la ciudad sigue siendo opositoras. Allí el MAS conquistó una de esas circunscripciones.
En Tarija, según el analista Nilson Vázquez, el MAS se vio beneficiado por su alianza con el líder cívico opositor Francisco Navajas. A ello le suma la crisis política e institucional que vive su departamento desde la partida de Mario Cossío.

Cosechando en el vacío
Algo parecido sucedió en Chuquisaca. Según el politólogo Franz Flores, las alianzas del MAS con el presidente cívico y algunos sectores empresariales le dieron al MAS la victoria en la Circunscripción 2, tradicionalmente opositora, y disputa palmo a palmo la C-1. Esto le permitió crecer un 6% en una tierra que le fue hostil.

Pero el avance más significativo estuvo en los departamentos de los llanos. En Santa Cruz, Pando y Beni, el MAS creció entre un 6% y 10%. En Pando, según el analista y autor del libro Columna Porvenir, Carlos Tiburcio, aprovechó de llenar el vacío de liderazgo que quedó en la oposición tras el apresamiento de Leopoldo Fernández.

En Santa Cruz, según el politólogo Carlos Guzmán, la victoria es fruto de una estrategia larga, de cooptación se los sectores empresariales y de clase media, la cual no le funcionó en Beni, donde el liderazgo de Ernesto Suárez, sumado a la falta de declaratoria de desastre por las inundaciones, mantuvo a la región como el último bastión opositor. Allí, según Guzmán, la clase dirigente aún mantiene su fidelidad con la oposición, cosa que en Santa Cruz ya no sucede.

El Deber.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.