Prudencia a la hora de bloquear y hacer paros en Bolivia

Posted by

EL ALTIPLANO

Escribe: Marcelo Rivero.

Marcelo Rivero

Marcelo Rivero

En este país en permanente desacato de las reglas y el orden, casi no hay semana en que los organismos sindicales y gremios de toda clase no estén amenazando con huelgas y bloqueos de calles y caminos –además de la amenaza pasan a la acción sin contemplar la ley–, si las autoridades departamentales o nacionales, como asimismo las empresas de las que dependen o que tienen que ver con sus actividades, no atienden sus exigencias, que por lo general son de tipo económico pero que también pueden ser porque detestan a cierto funcionario, porque los ‘movimientos sociales’ le tienen inquina al alcalde, porque unos quieren más coca y otros más vehículos ‘chutos’, y por tantos disparates o cosas sin sustancia y que, por consiguiente, están muy lejos de justificar dichas medidas extremas.

En cuanto a la capital cruceña el asunto es prácticamente a diario ya que hay paro o bloqueo porque los gremiales están disconformes con un mercado, porque los choferes aguardan en plena calzada que cientos de enormes camiones sean pesados para emprender viaje, porque los universitarios decidieron mover el esqueleto y remojar el gargüero y para ello nada mejor que trancar las avenidas, porque los fieles están paseando por todo el barrio con su santo patrono a cuestas… En suma, donde cientos de trabajadores interrumpen sus labores de recogida de basura de las calles –como aconteció la semana pasada–, y donde otras decenas de empleados de salud pueden hacer que la rife algún enfermo que acudió al hospital San Juan de Dios porque ellos resolvieron entrar en huelga.

Hay cosas que no es nomás dejar de hacerlas alegremente, sin pensar, por ejemplo, que el retraso para llevar los desperdicios al vertedero puede producir enfermedades graves incluso en quienes realizan esta labor, o que la no atención de pacientes durante una hora basta para que la fatalidad le toque la puerta a San Pedro. ¡Y encima tienen el despropósito de afirmar que la ‘medida de presión’ fue un éxito!

Los bloqueos y huelgas, como lo sabemos todos, son perjudiciales, pero suelen ser terriblemente dolorosos cuando las repercusiones se hacen sentir en el medioambiente y en la salud, por eso la recomendación del título: prudencia a la hora de parar y bloquear.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.