Marcha contra la telebasura

Posted by

EL ALTIPLANO

Escribe: Rafael Romero Vasquez.

Rafael Romero Vasquez

Rafael Romero Vasquez

Los jóvenes han programado una movilización contra la denominada televisión basura para el próximo 27 de febrero (27F). El grueso de la movilización estará conformado por los estudiantes de secundaria y universitarios que se movilizaron cinco veces contra la otrora Ley Pulpín. Quiere decir que esta nueva generación pasa a otra esfera del reclamo social, pero en ambos casos el élan vital de su protesta es pedir respeto a la dignidad de la persona.

En honor a la verdad, y bajo una perspectiva histórica, ha sido el fundador de RBC Televisión, y de programas como “Habla el Pueblo”, Ricardo Belmont, quien inició en el caso del Perú la lucha contra los antivalores, los escándalos, los chismes y el morbo metidos en los contenidos de la televisión, basándose originalmente en el mensaje de su padre, Augusto Belmont Bar, según el cual los medios son empresas que deben ayudar al engrandecimiento humano y no a su degeneración.

Cabe recordar que Augusto Belmont fue presidente de la Asociación Nacional de Radio en 1956, tres años antes de que la televisión llegara al Perú, y por entonces planteó en un discurso la filosofía humanista de la radio y la prensa, que no es otra que comprender que se trabaja directamente con la persona humana y que el comunicador debe ser lo suficientemente consciente para no venderle basura al consumidor de los medios de comunicación. Señaló también, sin menospreciar el trabajo industrial de nadie, que una radio no es una fábrica de jabones o zapatos, ya que tiene influencia en la persona para moldear sus sueños, aspiraciones, ideales y su moral. Es por ello que hoy los medios deben asumir con mucha responsabilidad su rol en la sociedad peruana. 

Desde ese mensaje de finales de los años cincuenta del siglo pasado a la fecha han transcurrido, prácticamente, setenta años y actualmente el Art. 14 de la Constitución, la Ley de Radio y Televisión, los Códigos de Ética de los canales y el Pacto de Autorregulación obligan a todos a proscribir la telebasura.

Y si los defensores del morbo, la violencia, el chisme prefabricado y la sangre argumentan que se hace esa televisión porque existe libertad, sencillamente hay que responderles que una cosa es la libertad y otra el libertinaje, por lo que la lucha de muchas instituciones contra la telebasura, como el Colegio de Periodistas de Lima, el “Colectivo por una Televisión con Valores” y miles de jóvenes, es un reclamo justo y su movilización del 27F es legítima.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.