Entender la educación como libertad es la salvación de la nación peruana

Posted by

EL ALTIPLANO

Escribe: Cristiano Trindade De Angelis y Ericka Pinedo.

Cristiano Trindade De Angelis

Desde que se promulgó el Decreto Supremo N° 010-2020-SA, que aprueba el Plan de Acción y la relación de bienes y servicios requeridos para enfrentar la emergencia sanitaria a nivel nacional por 90 días, las escuelas se enfrentan al vaivén del poder estatal.

Asimismo, muchos padres de familia reclaman que sus hijos reciben solamente dos horas de clases y tareas. La forma de impartir la educación online no es la adecuada. A ello se suma que gran parte del interior del país no cuenta con Internet, por lo cual, el Estado ha requerido apoyo de algunos medios de comunicación local para impartir las clases por radio y televisión. La realidad es la siguiente: la población proyectada en edad escolar es de 8.5 millones de habitantes al 2020, de los cuales 3 millones se encuentran en situación de pobreza.

El 50% de las zonas más pobres del país no cuenta con energía eléctrica, por lo tanto, la conectividad y tecnología adecuada es muchas veces inalcanzable y un análisis concluye que la enseñanza virtual es menos costosa y debería de haber una reducción en la pensión de los estudiantes.

En ese sentido, en el 1 de mayo de 2020 se ha proyectado la compra de 719.000 tablets para los alumnos de zonas rurales del cuarto, quinto, sexto grado de primaria y de toda la secundaria completa. Sin embargo, varios estudiantes de zonas rurales no tienen conectividad a internet y hay dificultades en la transmisión de radio y televisión. En resumen, los alumnos que terminen el año escolar  no lo realicen con las capacidades adecuadas. Amparado también en el hecho que es nueva la educación virtual para los docentes.

Sin embargo, lo ideal era volver a las clases presenciales con las precauciones necesarias, en particular el uso de mascarillas.

Las escuelas tienen que estar abiertas, es la norma en el mundo, los niños no son un foco de contagio, no lo han sido en ningún país”, criticó Ernesto Fernández, representante de la Unesco en Perú.

El representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) insistió en la necesidad de retomar las clases presenciales en un país donde hace ya más de 600 días que los niños y niñas, salvo contadas excepciones, no acuden a las escuelas y la deserción escolar es rampante tras el embate de la pandemia.“

 

Según el economista y filósofo indio Amartya Sen, las libertades humanas son a la vez medios y fines para el desarrollo de las naciones. Una de las libertades más importantes en este sentido es la educación.

La visión de Amartya Sen (2000) sobre el desarrollo se denomina “enfoque del desarrollo como libertad” o “enfoque de las capacidades”. Para este autor, el desarrollo está vinculado a la expansión de las capacidades y libertades humanas, en un proceso en el que se amplían las opciones personales para vivir plenamente. Esto implica que una buena acción pública no sólo distribuye bienes a los receptores pasivos, sino que también amplía las opciones de las personas y promueve sus capacidades, incluida la capacidad de elegir.

A su vez, la educación permite a los individuos ampliar sus horizontes cognitivos, tener acceso a información, conocimientos y sabiduría importantes, comprender mejor el mundo y a sí mismos, y situarse ante los problemas de la vida mejor equipados para resolverlos. Según, la educación es una libertad instrumental para el desarrollo. La educación es tan importante que se puede decir que estar bien educado es un fin en sí mismo, dada la inseparabilidad práctica entre estar bien educado y ser libre.

De ahí que la privación de la libertad de enseñanza sea tan grave para el desarrollo de un pueblo, mereciendo los mayores y mejores esfuerzos de la sociedad para remediar esta privación. Un Estado que toma todas las decisiones en nombre del ciudadano, al no dejarle ninguna opción, también limita la responsabilidad social.

Esto incluye, para Sen, la revisión de reglas y procedimientos y la formación de valores”, entre otras cosas. Sin embargo, está ocurriendo exactamente lo contrario: pérdida de valores y violencia doméstica debido a la falta de educación.

Ernesto Fernández, representante de la Unesco en Perú, desabafa “Las escuelas deberían estar ya abiertas en Peru “como la norma” y no “como la excepción” para frenar el daño que la falta de colegios está causando en la infancia y la sensación de que se ha “suspendido la obligatoriedad de la educación”.

Hay que regresar a clases ahora porque es indispensable tener un diagnóstico de pérdida de aprendizajes porque no todas las niñas y niños estarán en la misma situación, mencionó Ciro Avitabile, del Banco Mundial. Por ello, dijo que “hay que crear sentido de urgencia”. “Hay que regresar ya. No hay que esperar 2022″, aseveró.

En tanto, Ernesto Fernández Polcuch, representante de Unesco, indicó que “no volvemos a las aulas porque una ley lo dice, sino porque el derecho a la educación está en peligro”. Asimismo, mencionó que las escuelas cerradas profundizan las brechas de desigualdad.

Por su parte, Ana de Mendoza, representante de Unicef, señaló que “este tiempo de noviembre y diciembre que parece poco, cuenta. “Hay que hacer todo lo posible para que todas las escuelas abran mañana”.

Por su parte, Ana de Mendoza, representante de Unicef en Perú, señaló que “este tiempo de noviembre y diciembre que parece poco, cuenta. “Hay que hacer todo lo posible para que todas las escuelas abran mañana”.

Los representantes de los alumnos, sus padres y madres, deben hacer un esfuerzo conjunto para que volvamos a las clases en Peru, aunque sea un número reducido de alumnos que asistan a clases en régimen semipresencial, y con unas duas horas diarias, que es “muy poco” , pero mejor que nada, y que se hagan otros esfuerzos para ampliar el horario poco a poco, cumplindo las medidas de bioseguridad para que no tenemos ningún contagio.

En cuanto a los estudiantes de las zonas rurales, con menos acceso a Internet, es importante no sólo prepararlos para que vayan a la universidad, sino también para que permanezcan en sus comunidades, por lo que los centros de enseñanza secundaria deberían ofrecer una doble titulación, con una cualificación técnica y muy relacionada con el entorno de las comunidades, la economía y la cultura”, sugirió Ernesto Fernández, de la UNESCO.

El programa llamado Horizontes está implementándose en 33 escuelas de las regiones de Amazonas, Cusco, Ayacucho y Piura, que representan un universo de más de 4,000 estudiantes y puede extenderse a otras regiones de Perú.

Vamos Perú: más educación más crecimiento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.